La mayoría de los hombres, a pesar de gozar pleno uso de sus facultades mentales, muchas veces ignoran por completo el funcionamiento de su organismo; y peor aún, nuestra sociedad ignorante nos ha introyectado la idea de que los genitales tanto masculinos como femeninos, son temas de los que nunca se debe de hablar, fomentando mucho desconocimiento al respecto, que posteriormente puede tener consecuencias sobre la higiene, la salud, la vida sexual o la fertilidad. Conocer la anatomía del prepucio y del pene deberá ser el punto de partida para cualquier hombre al que lamentablemente le practicaron la circuncisión sin fundamentos médicos, y que está interesado en recuperar aquello que le fue arrebatado sin su consentimiento.

¿Cuántas veces no hemos escuchado que el prepucio es un pedacito de piel? Hace muchos años, cuando era pequeño me enteré que a mi mejor amigo le iban a hacer la circuncisión, sin embargo, yo no tenía idea qué era eso, por lo que le pregunté a mi madre y ella simplemente me contestó que era una cirugía en la que “te quitaban un pedacito de piel que algunos niños tenían en la punta del pene“. Astuta mi madre al habérmelo dicho de esa manera, pues así no tendría que explicarme la razón por la que a mi me habían hecho la circuncisión desde que nací. Hasta la fecha sigo sin saberlo, pero pronto se lo preguntaré. En esta publicación se describirá la anatomía del prepucio y del pene, con la intención de desmitificar que el prepucio es simplemente un pedacito de piel, demostrar que sí tiene varias funciones y que sirva como base para comprender las razones por las que un hombre circuncidado quiere recuperar su prepucio.

El prepucio en imágenes

Anatomía básica

Anatomía básica del peneEl tronco del pene se compone hacia el interior de una serie de tejidos tubulares conocidos como cuerpos cavernosos, los cuales al llenarse de sangre le otorgan la capacidad de mantenerse rígido y producir una erección, la cual es necesaria para facilitar el sexo (en cualquiera de sus variantes). En la punta del pene se localiza el glande (la cabeza del pene), el cual es una extensión de estos cuerpos cavernosos, pero con la diferencia de que por el exterior está formado por tejidos similares a los de la mucosa de la boca o de la vagina, lo cual lo hace extremadamente sensible. Todo el pene se encuentra recubierto por el mismo tipo de piel que nos cubre la mayor parte del cuerpo, excepto el prepucio, el cual mezcla dos tipos de piel: la piel externa, que es como se le llama a la piel que cubre por fuera al glande; y la piel interna, que es como se le conoce a la mucosa que se mantiene en contacto con el glande mientras no hay erección o cuando el glande no está desprotegido, y que a su vez contiene una inmensa cantidad de receptores nerviosos y sensoriales.

Anatomía del prepucio hacia el interior

Anatomía del prepucioCuando el prepucio se retrae o se desliza hacia atrás permitiendo la exposición del glande, es cuando se pueden observar descubiertos: el glande, la corona (el borde donde se ensancha el glande), el surco o sulcus (el límite entre el glande y la piel interna), la piel interna del prepucio, el esfínter del prepucio (o anillo prepucial), y el punto de transición (la transición entre piel externa e interna).

Si al pene de la imagen de la izquierda se le hiciera la circucisión, este quedaría con el glande completamente desprotegido y con la piel interna en contacto directo con la piel externa. Si prestamos atención a la consistencia rugosa que presenta el tramo de piel que se muestra entre el límite de la piel externa y la piel dentro de la zona de transición, se puede asumir que esa porción de piel todavía se podría seguir expandiendo por lo menos un pulgar adicional a donde se encuentra dicho límite.

Esto demuestra cuánto tejido del prepucio es mutilado durante la circuncisión: la distancia que abarca desde el borde de la piel externa hasta el anillo prepucial corresponde a casi el 30% del total de los tejidos que recubren al pene y si a eso le sumamos la cantidad de piel interna que se arremolina en el anillo y que no se encuentra completamente expandida, eso puede alcanzar a sumar hasta el 80% de la piel que recubre al pene en muchos hombres. La circuncisión no es simplemente “cortar un pellejito del pene”.

La imagen que se muestra a la izquierda describe lo que es el anillo prepucial. Se puede notar claramente como ese tramo de piel posee la capacidad de contraerse, dándole la apariencia de estar más apretado en ese borde que en el resto del pene. Las células que conforman a  este intacto_frenillo2_vfanillo se componen de tejidos similares a los músculos pero con la particularidad de que no requieren estar adheridos al hueso para efectuar sus funciones de contracción. Hacia la parte inferior del pene y por debajo de la uretra, se encuentra el frenillo, el cual evita que el prepucio se retraiga más allá de un cierto límite, del mismo modo que los frenillos de nuestra boca evitan que los labios se abran más de
lo suficiente o que la lengua salga más allá de lo permisible. Ahora se sabe que en el frenillo se concentran más terminaciones nerviosas y sensoriales que en el resto del glande. Durante la circuncisión, el frenillo y todas esas conexiones sensoriales también son retirados parcial o totalmente.

En la imagen de abajo se observa como el prepucio mantiene humectado al glande, lo cual se puede apreciar por el brillo y textura que presenta. A diferencia de un pene circuncidado, el glande se observa seco, agrietado y queratinizado.

Comparativa

Durante una erección, el pene se llena de sangre a través de una arteria que se localiza en el interior, cercano al eje del tronco. Asimismo, cuando termina la erección, la sangre escapa a través de una red de venas interconectadas que se distribuyen sobre los límites exteriores de los cuerpos cavernosos, cercanas a la piel y que muchas veces pueden apreciarse a simple vista, incluso con el pene flácido. Cuando se realiza la circuncisión en adolescentes y adultos, el procedimiento puede poner en riesgo la vida del paciente por la alta vascularidad que se tiene en un pene ya desarrollado.

Esto demuestra que el prepucio es mucho más que un simple pedacito de piel. Es una parte fundamental del sistema reproductor del hombre, pues se encarga de proteger al glande, el cual puede considerarse como un órgano interno que se encuentra protegido por una capa externa, que además le mantiene humectado y aislado de agentes externos que pueden contrarrestar la función reproductiva. De la misma manera que las lagrimas hacen la labor de limpieza y humectación de los ojos, el prepucio también segrega un fluido que mantiene libre de polvo y humectado al pene. El prepucio además concentra la mayor cantidad de terminaciones sensoriales que se relacionan directamente con la capacidad de experimentar placer y llegar al orgasmo durante el sexo, además de que facilita el vaivén de la penetración gracias al efecto de deslizamiento que se ejerce entre el prepucio y el pene, a diferencia de la constante fricción que genera un pene circuncidado contra las paredes vaginales o anales, ocasionando dolor, sagrado y desgarres a la pareja.

Si tienen alguna duda, déjenla en los comentarios o contáctenme por Twitter @miprepuciomx… con gusto respondo sus preguntas.

Comments
  • Gley carcast#4

    18 noviembre, 2016

    Hola, genial post. Yo estoy satisfecho con el tamaño y grosor de mi pene. pero creo que tengo demasiada sensibilidad en la zona del frenillo del prepucio al punto que a veces al tener relaciones me produce cierto dolor que disminuye la intensidad. Hay alguna manera de quitar el frenillo sin tener que pasar por todo el proceso de ser circuncidado?

    Responder
    • Restaurándome#5

      29 noviembre, 2016

      Hola Gley, honestamente si tu vas con un médico a pedirle que te quite el frenillo seguro lo interpretará como pedirle la circuncisión. Recientemente publiqué un artículo sobre la fimosis en el que explico algunos ejercicios acerca de como evitar la circuncisión para aquellos hombres que padecen fimosis. Quizás a ti lo que te podría funcionar es el ejercicio para los hombres que poseen el frenillo corto, pues si logras aumentar su longitud quizás no te resulte tan incómodo al momento de tener relaciones sexuales. Espero te sirva mi consejo… Pero por lo que más quieras no te cortes el frenillo, pues como ya lo he publicado anteriormente, ahí reside uno de los puntos erógenos más intensos del hombre. Quizás lo que necesites sea aprender a diferenciar entre lo que es doloroso y lo que es una descarga placentera electrizante. Prueba masturbarte con lubricante o jabón estimulando precisamente el área del frenillo, eso te puede ayudar a conocer tu cuerpo y la intensidad de sensaciones que puedes sentir. Saludos!

      Responder

¿Qué opinas del artículo de esta semana? Deja tus comentarios: