Como ya se comentó en una publicación anterior los métodos manuales para la restauración del prepucio consisten de 5 diferentes ejercicios de estiramiento que pueden hacerse completamente con las manos y sin necesidad de ningún accesorio. Cada método tiene sus objetivos específicos, sin embargo, cada método será posible hacerlo durante cierta etapa de la restauración, debido a que algunos requieren que ya se tenga algún crecimiento de piel y otros no. En esta publicación se explicarán los 5 métodos manuales, así como los mejores momentos en los que podrán hacerse, sus pros y sus contras.

Cabe aclarar que la numeración de los métodos no significa que se tengan que realizar en ese orden. Es simplemente un nombre arbitrario, pero así se le conoce internacionalmente a cada uno de los métodos. Tú puedes empezar con el método #2 y conforme vayas teniendo más piel, puedes ir alternando entre el #1 y el #3, o simplemente quedarte siempre con el #2. Eso depende de ti.

Método Manual #1

El método #1 fue publicado originalmente por un restaurador llamado Doug en su sitio web sobre los métodos manuales para la restauración del prepucio. Este método es bueno para enfocarse en aquellas áreas que requieren de cierta atención especial, por ejemplo, cuando el crecimiento de piel queda deficiente en una porción de la circunferencia o cuando se realizó una circuncisión asimétrica, así como para darle variedad a nuestra rutina de estiramiento. También suele ser utilizado por principiantes que aún no tienen piel suficiente para la colocación de un dispositivo.

  1. Utiliza una mano para estirar la piel del prepucio hacia el glande.
  2. Con los dedos de la otra mano presiona la piel del tronco del pene y deslízalos hacia el abdomen.
  3. De esta manera sentirás la tensión sobre la piel ubicada entre ambas manos.
  4. Mantén la tensión por 20 a 30 segundos y suelta.
  5. Descansa 10 segundos y vuelve a comenzar.

Método manual #1

Método manual #1

Método manual #1. Imágenes de restoringforeskin.org

El Método #1 es más fácil de realizar cuando se tiene una erección, aunque si tienes un índice de cobertura CI-1 o CI-2 entonces se recomienda realizar este método con el pene flácido.  La idea es utilizar la fricción entre tus dedos y la piel del pene para generar tensión. También puedes utilizar el mismo agarre del Método #2 para sostener la piel que se estira hacia el glande.

Método Manual #2

El método #2 es el predilecto para los principiantes y desde mi punto de vista, el mejor entre todos los demás, ya que se puede lograr una restauración completa solamente usando este método debido a que permite enfocarse tanto a la piel interna como la piel externa. Este método también fue originalmente descrito por Doug en su sitio web e involucra usar ambas manos para ejercer tensión a lo largo de toda la circunferencia del pene, por lo cual es muy recomendable realizarlo con el pene erecto para facilitar el manejo de la piel.

  1. Primero identifica el contacto entre la piel interna y piel externa, lo cual por lo regular sucede en el borde donde se encuentra la cicatriz de la circuncisión.
  2. Ya que se tiene identificado ese contacto, sujeta con firmeza ese límite con el dedo índice y pulgar de una mano jala la piel hacia arriba tratando de que la cicatriz haga contacto con el borde del glande (corona).
  3. Después con los mismos dedos de la otra mano se procede a estirar la piel hacia abajo, manteniendo la tensión por 20 a 30 segundos.
  4. Suelta ambas manos para descansar por unos segundos y repite el proceso de manera cíclica por alrededor de 5 o 10 minutos
Método manual #2

Método manual #2. Imágenes de restoringforeskin.org

Una opción es hacerlo de esta manera y la otra es en sentido inverso, es decir, jalar la cicatriz hacia abajo y estirar la piel entre la cicatriz y el glande hacia arriba, de esta manera estarías estimulando el crecimiento de la piel interna. Puedes continuar utilizando el método manual #2 incluso si tienes una cobertura FEC del 100% o un índice de cobertura superior al CI-4, siempre y cuando enrolles tu piel externa por encima del glande y entonces ejerzas la tensión hacia abajo.

Método Manual #3

El método #3 es un poco más avanzado ya que requiere de tener suficiente piel para estirarla más allá del glande, estimulando el crecimiento de la piel interna. De manera similar al método #1, en este método se puede estimular el crecimiento de una porción de piel en particular, en vez de la totalidad de la circunferencia; por lo cual también resulta útil cuando el crecimiento de piel no se ha dado de manera uniforme. Por ejemplo, algunos hombres tienen mayor cantidad de piel interna en la cara dorsal del pene que en la ventral, por lo que el método #3 puede utilizarse para estimular aquella cara donde la longitud de piel interna sea más reducida. Este método puedes realizarlo tanto con el pene erecto como flácido, no importa.

Recuerda utilizar este método solamente en la porción de piel que necesites estimular, ya que es común cometer el error de estimular poco a poco toda la circunferencia del pene.

  1. Sujeta tu prepucio desde la cicatriz de la circuncisión con dos dedos y estírala más allá del límite de tu glande.
  2. Manteniendo la piel estirada utiliza los dedos de la otra mano para estirar suavemente tu piel interna, frotándolos desde el borde de la cicatriz hacia el glande.
  3. Puedes frotar la piel interna generando tensión durante 5 o 10 segundos, descansar y repetir.
Método manual #3

Método manual #3. Imágenes de restoringforeskin.org

No exageres la tensión, recuerda que la piel interna tiene muchas terminaciones sensoriales por lo que es más fácil alcanzar tu umbral de dolor con menos tensión. Recuerda que nunca debes sentir dolor, lo cual provoca que el crecimiento de la piel interna sea todavía más lento que la piel externa.

Método manual #4

De manera similar al método #2, en el método #4 también es necesario utilizar una mano para estirar el prepucio hacia arriba y la otra hacia abajo, sin embargo, este método requiere tener cierto crecimiento del prepucio para poder estirarla más allá de los bordes del glande. La ventaja principal de este método es la de evitar el desplazamiento de la piel escrotal hacia el tronco del pene, lo cual posteriormente evitaría la presencia de vellos sobre el pene.

  1. Sujeta y estira tu prepucio con 3 dedos de una mano, colocando el dedo pulgar encima de tu glande y empujándolo hacia adentro.
  2. Con tu otra mano sujeta la circunferencia de tu pene en el borde de la piel escrotal (donde comienza tu escroto y el crecimiento de los vellos). Utiliza tus dedos índice y pulgar de manera similar al método #2.
  3. Ejerce la tensión sobre la piel moviendo tus manos en sentidos opuestos y mantén la tensión durante 20 o 30 segundos. Descansa y repite.
Método manual #4

Método manual #4. Imágenes de restoringforeskin.org

Al mantener un agarre firme sobre la piel de la base de tu pene, la tensión se enfocará exclusivamente en la piel externa del pene que quede entre ambas manos.

Método manual #5

El método #5 en realidad es una variación del método #4 pero que se enfoca tanto en la piel externa como en la piel interna, que consiste en ejercer movimientos hacia arriba, apretar y después hacia abajo (como en la masturbación, aunque ese no es el objetivo). Este método es avanzado, ya que requiere tener suficiente piel externa para estirarla más allá de los límites del glande.

  1. Sujeta y estira tu prepucio con 3 dedos de la mano derecha, colocando el dedo pulgar encima de tu glande y empujándolo hacia adentro.
  2. Con tu mano izquierda sujeta la circunferencia de tu pene en el borde de la cicatriz de la circuncisión (igual que en el método #2).
  3. Manteniendo estirada la piel de tu prepucio más allá del glande (mano derecha), desplaza la piel de tu mano izquierda por encima del glande y aprieta, provocando que tu glande sea empujado hacia adentro. Al empujar tu glande hacia abajo, se ejerce tensión sobre la piel interna estimulando su crecimiento.
  4. Mantén presionado tu glande durante 5 o 10 segundos y posteriormente, desliza tu mano izquierda hacia tu abdomen (igual que en el método #2) y sostén durante 10 a 20 segundos. Descansa y repite.
Método manual #5

Método manual #5. Imágenes de Doug.

Recuerda que al presionar tu glande debes hacerlo sin sentir dolor.

Algunas preguntas frecuentes…

¿Cuáles son los beneficios de cada método?

El método #1 es bueno para concentrar la tensión en sectores específicos de la piel del tronco. Para muchos hombres a los que se les practicó una circuncisión asimétrica (cuando cortan más piel de un lado que del otro o más de arriba que de abajo), el método #1 ayuda a compensar esa falta de piel en algún sector en particular, ya que con este método se estimula la mitosis en un punto específico.

El método #2 permite estimular la totalidad de la circunferencia del pene y no necesita tener piel adicional. Es recomendable para todos los que se inician en la restauración de su prepucio y de igual forma es útil aún en etapas más avanzadas.

El método #3 permite enfocarse en sectores particulares que requieran un crecimiento adicional de piel interna para compensar la falta de este tipo de piel cuando la circuncisión se realizó de manera asimétrica.

El método #4 estimula el crecimiento de la piel externa evitando el desplazamiento de la piel escrotal hacia el tronco del pene, lo cual a su vez, evitaría el crecimiento de vellos sobre el tronco del pene.

El método #5 permite la estimulación de ambos tipos de piel en dos movimientos, sin embargo, es un método avanzado ya que se necesita suficiente piel externa para cubrir la totalidad del glande.

 

¿Cuánta tensión es suficiente?

Una de las ventajas de los métodos manuales es que puedes observar la porción de piel que se está estirando y sentir hasta qué punto la tensión es cómoda. Al ejercer tensión sobre tu piel no debes de sentir dolor y si lo sintieras, es porque te estás excediendo.

Recordemos que el proceso de restauración es lento y en algunas ocasiones queremos acelerarlo aplicando un poco de tensión extra, lo cual resulta más perjudicial que benéfico, puesto que un exceso de tensión podría ocasionar que tu piel se desgarre y tendrías que esperar de 3 a 4 días para que sane antes de continuar con tu restauración.

 

¿Es normal que se formen arrugas sobre la superficie del pene?

Es absolutamente normal, y de hecho es una buena señal de que tu piel se está aflojando y poco a poco comenzarán a expandirse los tejidos: cuando relajas la piel, ésta se ve arrugada y opaca, pero cuando la tensas tiende a lucir brillosa y suave.

Regularmente el pene tiende a ponerse rojo e incluso hasta caliente como resultado de la fricción que se ejerce al tensar la piel, así como una respuesta del organismo para contrarrestar la sensación de estrés que estás ejerciendo sobre el pene.

¿Con qué frecuencia debo realizar los métodos manuales?

No existen reglas sobre la frecuencia con la que se deban de realizar los métodos manuales. Todo depende del tiempo y la privacidad disponible que tengas durante el día. Si eres principiante, te recomendamos hacer los métodos manuales durante 1 o 2 horas por día, no de manera continua pero sí los puedes dividir en 3 a 6 lapsos de 20 minutos. Depende de ti y de tus objetivos.

Si solamente quieres estimular una porción de piel del pene, te recomiendo utilizar solamente el método #3 en la porción que te interese estimular hasta que consigas el crecimiento adecuado e ir mezclando tu rutina junto con los demás métodos.

También tenemos disponible un video en el que explicamos cómo realizar los primeros 3 métodos manuales, para verlo sigan este enlace.

No olviden dejar sus dudas y comentarios aquí abajo y con gusto se las responderemos.

Comments

¿Qué opinas del artículo de esta semana? Deja tus comentarios: