Hola amigos! ¿Sabían que existe una alternativa a la circuncisión llamada Prepucioplastia? De acuerdo con un artículo publicado en el Journal of Pediatric Surgery en el 2005, el cirujano Antonio Dessanti propone un método para corregir la fimosis sin necesidad de recurrir a la circuncisión. Si quieren descargar el artículo completo (en inglés), sigan este enlace.

¿Qué es una prepucioplastia?

Una prepucioplastia es una intervención quirúrgica que consiste en realizar cortes específicos en el prepucio para corregir las causantes de la fimosis. Cabe aclarar que una prepucioplastia no es lo mismo que una circuncisión, ya que con la primera solo se realizan cortes para modificar la estructura y el comportamineto del prepucio, mientras que la segunda consiste en remover por completo al prepucio.

Por ejemplo, en la imagen de abajo se muestra el caso de un prepucio fimótico que al retraerse provoca estenosis o estrechamiento en el tronco del glande. Esto se soluciona fácilmente con una prepucioplastia consistente en una incisión que corrija la estenosis, de tal manera que la apertura del prepucio quedé lo suficientemente abierta para permitir que este se retraiga sin causar molestias.

Prepucioplastia

Fuente: Wikicommons

La prepucioplastia de Dessanti es una metodología que consiste en realizar cortes para ampliar transversalmente la cara dorsal del prepucio utilizando anestesia local. La cara dorsal del pene o en este caso, del prepucio, es la que vemos normalmente, es decir, el lado opuesto a la cara donde se ubica el frenillo. Dessanti (2005) propone este método de prepucioplastia como alternativa a la circuncisión para tratar los tipos de fimosis 1 a 4, así como en fimosis tipo 5, siempre y cuando el orificio prepucial no presente estenosis cicatrizal entre la piel externa e interna. Tampoco se recomienda en casos que padezcan balanitis xerótica obliterante.

De acuerdo con Dessanti (2005), los cortes transversales realizados al anillo prepucial se realizan de manera simétrica, de tal forma que se evitan hacer cortes longitudinales que provoquen cicatrices antiestéticas como ocurre en otras técnicas de prepucioplastia como en la técnica Y-V.

Prepucioplastia de Dessanti

Prepucioplastia de Dessanti. Fuente: Dessanti (2005).

A continuación les comparto un video publicado por Dessanti, en el que se observa cómo se realiza la prepucioplastia (si no toleras ver sangre o ver un procedimiento quirúrgico, mejor no lo veas).

Otro método de prepucioplastia es la técnica Y-V, que consiste en realizar una incisión en forma de V invertida y posteriormente, alargar la incisión hasta formar una Y. Este método permite ampliar la apertura del orificio prepucial para facilitar la retracción.

Prepucioplastia Y-V

Prepucioplastia en Y-V. Fuente: Nieuwenhuijs (2007).

 Sin embargo, como se mencionaba anteriormente, esta técnica suele dejar una cicatriz más evidente en forma de V:

Prepucioplastia en Y-V

Fuente: Munro (2008).

Estas fueron algunas de las alternativas que ofrece la medicina moderna para remediar la fimosis, sin tener que caer en la ya obsoleta y arcaica circuncisión, la cual recordemos que es considerada como una forma de mutilación genital que además carece de fundamento médico.

Si estas leyendo esto porque padeces fimosis, platica con tu médico acerca de la posibilidad de que te practiquen una prepucioplastia en vez de la circuncisión. O si no quieres recurrir a la cirugía, también puedes aplicar los estiramientos manuales del prepucio, que también ofrecen buenos resultados a largo plazo.

Referencias:

  • Dessanti, A., Ginesu, G., Iannuccelli, A.B. (2005). “Phimosis. Preputial plasty using transversal widening on the dorsal side with EMLA local anesthetic cream”, Journal of Pediatric Surgery, No. 40, pp. 713-715
  • Munro, N.P., Khan, H., Shaikh, N.A., Appleyard, I., Koenig, P. (2008). “Y-V Preputioplasty for adult phimosis: a review of 89 cases”, Urology, Vol. 72, No. 4, pp. 918-920.
  • Nieuwenhuijs, J.L., Dik, P., Klijn, A.J., de Jong, T.P.V.M., (2007). “Y-V plasty of the foreskin as an alternative to circumcision for surgical treatment of phimosis during childhood”, Journal of Pediatric Urology, Vol. 3 No. 1, pp. 45-47.

¿Qué opinas del artículo de esta semana? Deja tus comentarios: