Cirugías de retoque para el prepucio restaurado

Hola restauradores, en la publicación de esta semana quiero platicarles acerca de algunas de las cirugías de retoque que nos podemos realizar en el pene para lograr una apariencia más auténtica de nuestro prepucio restaurado. Pero antes de entrar en detalle, ustedes se deben de estar preguntando ¿por qué?, ¿para qué? o ¿es necesario? Analizaremos cuáles son las razones por las que un restaurador optaría por realizarse una cirugía estética para el retoque de su prepucio restaurado y después veremos algunas de las cirugías que se han hecho otros restauradores con fotos reales de los resultados.

Existe una serie de factores que podríamos plantearnos para decidir si necesitamos o no una cirugía de retoque en nuestro prepucio. Para algunos puede ser importante, pero para otros no; eso dependerá de cada quien y del grado de perfección que deseemos alcanzar en nuestra restauración. Después de todo, cada quien deberá de tener bien planteados cuáles son sus objetivos en la restauración y si lo que buscas es recuperar la apariencia natural de tu pene, entonces deberías de considerar realizarte al menos una cirugía de retoque.

El cuello de pavo

¿Alguna vez han oído hablar del cuello de pavo o turkey neck? El cuello de pavo (también conocido en el argot médico como red pene-escrotal) es un efecto secundario de la circuncisión que afecta a la mayoría de los hombres circuncidados, es decir, casi todos lo tenemos, algunos más que otros. Esta condición ocurre cuando en la circuncisión nos realizan una remoción excesiva de piel que provoca el desplazamiento de la piel escrotal hacia el tronco del pene para compensar la piel perdida durante una erección. Dado que la piel escrotal no es igual de tersa que nuestra piel externa, al desplazarse hacia el tronco de nuestro pene durante una erección esta no se adhiere como esperaríamos que ocurriera y solamente hace lo que mejor sabe hacer: colgar, provocando el efecto cuello de pavo.

Cirugias de retoque. Cuello de pavo

De acuerdo con el estudio “Aesthetic Surgery of the Male Genitalia” publicado en el 2011, se hace una propuesta de cirugía estética para corregir el cuello de pavo, la cual básicamente consiste en recortar la porción de piel escrotal excesiva y suturar siguiendo la técnica de Plastia en Z, la cual consiste en cortar y suturar transponiendo la piel para formar una Z, tal como se muestra en las siguientes imágenes:

Entre la comunidad de restauradores de Estados Unidos, alguien en alguna ocasión planteó la idea de utilizar  un ballstretcher o aprietabolas para reducir el efecto del cuello de pavo cuando se restaura. Un aprietabolas es un juguete sexual utilizado comúnmente para “ahorcar” el escroto, evitando que los testículos cuelguen libremente, así como controlar el flujo sanguíneo hacia el pene provocando erecciones más fuertes. La idea del aprietabolas como remedio para el cuello de pavo, se basa en que al apretar el escroto se evita que la piel escrotal se deslice hacia el tronco del pene mientras se realizan los estiramientos de la piel externa, evitando que los estiramientos fomenten la formación de piel escrotal adicional.

Hace tiempo me hice con un aprietabolas y decidí poner en práctica la idea para ver si en verdad funcionaba:

Cirugias de retoque. Aprietabolas

Al final llegué a la conclusión de que el aprietabolas solamente ayuda a que el cuello de pavo no se vea, pero no evita que se incremente. Dado que no importa cuánta piel externa generemos, siempre el peso de los testículos provocará que esta sea jalada hacia atrás, permitiendo que cada día que pasas restaurando tus testículos cuelguen más libremente. Desafortunadamente para muchos de nosotros, el cuello de pavo será otra “cicatriz” de la circuncisión que tendremos que llevar, a menos de que decidan realizarse la cirugía estética que les mencioné.

El esfínter prepucial o anillo fimótico

Una desventaja de la restauración del prepucio tal cual, es que no podremos recuperar completamente la apariencia de un prepucio natural, es decir, que nuestro prepucio restaurado será una extensión cilíndrica del diámetro de nuestro pene que cubrirá nuestro glande, por lo que tampoco tendremos un anillo fimótico que nos permita hacer un cierre en punta al final del glande.

Cirugias de retoque. Prepucios restaurados

De acuerdo con un testimonio reportado en el sitio web foreskinrestore.com, un restaurador de nombre Alex se hizo otra cirugía estética que consistió en hacer un corte acuñado (Plastia en V) en la punta del prepucio restaurado para forzar el cierre, de la siguiente manera:

Y estos fueron los resultados:

Imagen cortesía de foreskinrestore.com

Sin embargo, esta opción nos deja otra horrible cicatriz que le resta un poco de belleza y naturalidad a nuestro pene restaurado. Es por ello que existe otra alternativa en la que básicamente se realiza una sutura de bolso o purse-string (no sé si la traducción sea la correcta), la cual consiste en literalmente cerrar la punta del prepucio restaurado mediante una sutura, forzando a que cicatrice formando un anillo fimótico como el de los prepucios intactos.

Cirugias de retoque. Sutura en bolso

Imagen cortesía de foreskinrestore.com

Las cirugías de retoque posteriores a la restauración del prepucio no son obligatorias. Tal como lo mencionaba al principio, algunos restauradores pueden ser más obsesivos con la apariencia final de su restauración que pueden considerar como opción alguna de las que les propongo en el tema de esta semana. Dicho de otra manera, las cirugías de retoque son opcionales.

La única recomendación que sí vale la pena mencionar es que si estás considerando practicarte cualquiera de estas cirugías de retoque, lo hagas cuando tengas la suficiente piel para lograr una cobertura flácida y al menos parcial en erección. Es decir, tener un índice de cobertura de al menos CI-8 en adelante, pues toma en cuenta que quizás tengan que recortar un poco de piel y eso podría alterar la apariencia de tu prepucio y no lograr la apariencia deseada.

¿Qué opinas del artículo de esta semana? Deja tus comentarios: